FOLLOWERS

lunes, 18 de abril de 2011

el perro del hortelano, que ni come ni deja comer.

¿Sabes como te sientes en los típicos momentos en los que te dan una hostia sentimental?, ¿Cuando necesitas gritar y decirle a alguien que no soportas más nada que tenga que ver con esa persona?

Todos sabemos las limitaciones que tenemos, cuanto dura nuestra paciencia y como reaccionamos cuando ésta acaba. El problema llega cuando no te das cuenta de que el momento de parar cualquier situación ha llegado, y no, no se si darme por aludido en esto.

Algunas personas hacemos que otras sean felices, ya sea sacándoles una o varias sonrisas, dándoles un beso, un abrazo o, simplemente, sonriéndoles; pero el mundo está lleno de gente, y existen algunas personas que no saben como actuar delante de la gente como yo, no saben que hacer cuando les sonrío, cuando les beso, cuando les abrazo... No se lo tengo en cuenta, me dan más pena que asco;

Tengo un problema, y es que tengo que convivir con alguna persona así a diario; la gente así, solo te dice lo malo, gente que es incapaz de ser feliz consigo misma, e incapaz de hacerte feliz a ti, y no, no se si alguien se dará por aludido.

 Aplicate el cuento, porque llegará un momento en el que las personas que hacemos que los demás sonrían, no soportemos más y, por lo menos yo, te diré que te vallas a la mierda que han puesto columpios, hablando mal y pronto.

Como decían Timón y Pumba: "Vive y deja vivir".

1 comentario: